jueves, agosto 23, 2007

LLuvia

LLuvia y frío. He vuelto a la ciudad, el campo tenía brillo de escarcha. La bruma se agarraba a las piedras y nos hacía rodar. Mi sobrina, (el duende verde), subía y bajaba los peldaños de madera barnizada conmigo de la mano. Fuerte, fuerte, atrapadas en la lluvia. Añorando el fuego. El vaho de la mañana y el abrigo de la noche me recordaban al otoño, un otoño de hojas azules.

6 comentarios:

Nodisparenalpianista dijo...

¡Viva!!!

Ricardo Montoliu dijo...

Bravo!

toi dijo...

...un otoño de hojas azules.....
qué barbaridad
cuanto en tan poco

AnaCó dijo...

Plas, plas...

llir dijo...

¡Gracias, qué buenos sois todos!

Ricardo Montoliu dijo...

Pero bueno, no ha vuelto ya el sol??? Esperamos tu próxima entrega...