viernes, septiembre 05, 2008

Poética nocturna

Hoy me he despertado tarde, feliz y despeinada. Soñé intensamente, durante la primera parte de la noche, con una casa circular llena de luz. En el centro de la casa, el salón estaba lleno de poetas.
Ayer compartí los primeros versos telefónicos del curso con Jesús Beades, y hablamos de nuestra mutua pasión por Julio Martínez Mesanza. Él se mostraba tan obsesionado como yo: suspiré pensando, "no estoy tan enferma como yo creía". El famoso ¿tú también? electrizaba las ondas hertzianas, borrando los meses de calor.
Confusamente, en plena madrugada, me dije que uno no puede andar por el mundo escribiendo versos como Es poder una torre sobre rocas, y luego pensar que el mundo no ha cambiado. Y luego me dormí de nuevo y soñé con una torre.
Una vez conocí a un hombre que vivía en un faro. La torre de mi sueño era como un faro, y por dentro había un hotel con vistas al mar. En la última planta, había también un restaurante con miradores acristalados. Era de noche. El mar respiraba negro, denso, con luces al fondo como un pozo. Dentro se oía murmullo de música y voces amortiguadas. Ráfagas de luz de vela. Estoy sentada delante de un hombre que no conozco, pero conozco sus manos de otros sueños. Una vez creí que eran las manos de Aragorn. Manos poderosas, manos viajeras por mi pelo.
Manos que no llegan nunca: El sueño termina aquí, como una peli de postguerra con censura.

11 comentarios:

lordscutum dijo...

Qué bien suena lo del faro,el respirar del mar en su negrura,las ráfagas de luz de vela, sentarse ante un desconocido...
Déjame que te vea en esos amaneceres de intimidad que Septiembre nos regala.Necesito verte pronto. Lo juro.

Dulcinea dijo...

Muy interesante lo del faro. Es una buena imagen.

AnaCó dijo...

¡Lo de las manos es genial!

julio dijo...

Es un honor para mí aparecer en un texto tan hermoso. Gracias, Rocío.

adaldrida dijo...

Lord Scutum, tu ya conoces al Desconocido. Yo tambien quiero verte, lo juro: compartir el reflexivo septiembre contigo. A partir del doce, el tiempo ha comenzado.
Corina, Corina, que alegria verte!!! (este trasto no marca los acentos).
Julio, el honor es mio. Y muy autentico.

José María JURADO dijo...

Creo que el final, censura, peli de poaguerra y esas manos de otro sueño... es precioso.

yeste lima dijo...

Un sueño precioso, Rocío. Qué bonito debe ser todo lo que has visto en él. Espero que en el próximo sueño tengas delante al mismo desconocido.... conocido y te despiertes sintiendo que has vivido una noche de película.

un abrazo. Yeste

Myriam dijo...

Precios, no puedo decir más

Néstor Aparicio dijo...

Es todo tan cercano, tan real y tan onírico... Muchas gracias, por contarnos cosas así.

María dijo...

vaya pena de censura!!! ¿¿¿no le viste la cara????? A esas manos hay que ponerles una cara ya!!!!

Lo del faro, el mar, la noche.... un sueño que espero hacer, yo también (porque tu lo mereces) realidad!

Oigres Led Séver dijo...

Yo me quedé rebotando en las olas como una pluma en los labios de una bella infanta mirando al cielo de otoño.