viernes, enero 04, 2008

Rasga la tela de este dulce encuentro...

Rompe el silencio, me pide Carlos. Como sus deseos son órdenes, tomo entre mis dedos la pluma cibernética.
Y sigo callada. No sé qué decir. Es horrible, ¿no? Espero que se me pase pronto. No quiero cerrar el garito. Houston, tenemos un problemaaaaa!!! Al menos el siete de enero os podré contar lo que me han regalado los Reyes. Porque lo que cuenta es eso, contar. Hablar. La lluvia que caerá sobre mi cuerpo y mojará... Lo dijo Bebe.
Hablaremos. Esto no acaba.

9 comentarios:

Carlos RM dijo...

Claro que no acaba. A veces los silencios son una inversión en [futuras] palabras. Las esperamos. Te esperamos.

Benita Pérez-Pardo dijo...

Cerrar el garito ni mencionarlo!!!!!!!!!!!!!


Ya nos contarás que te traen los Reyes!!

FELIZ AÑO!!!!!!!!!!

Nodisparenalpianista dijo...

Me encanta que cites a John Houston. Y a Bebe King. Pero ahora mejor me voy a dormir...

Jesús Beades dijo...

Dentro de poco te enseñaré lo que me han traido los Reyes Magos.

Anónimo dijo...

Rocío. Qué estamos a día 7 y aún no has puesto lo que te han traído los Reyes!!! Tu tía Eva.

Néstor Aparicio dijo...

Hay silencios que son un regalo para los demás y hay otros que matan... Los tuyos nos matan; de ansiedad quizá. No nos dejes.

Anónimo dijo...

Roci-mutis, yo soy silenciosa por timidez bloguera, pero empiezas a preocuparme ¿qué podemos hacer que te inspire? ¿te mando una foto de Iturrama? ¿un llavero de José Ramón, peletero? ¿algún bebible? Mañana te llamo, que ahora no son horas, y pensamos.

AnaCó dijo...

Feliz año, Ro!!! Estamos a 8, ¿qué te han traído los reyes?

Anónimo dijo...

Hola, Rocío. Soy Eva again. Oye, que ya está bien!!! Por cierto, era verdad lo del maquillaje que equivale a las diez horas de sueño!!! Parece que he dormido un montón y estoy danzando desde las siete de la mañana. En fin... Todo un invento. Gracias mil.