lunes, junio 11, 2007

Llamada

Como en una cabina telefónica
a la orilla del mar, digo tu nombre.
El mar me dice calla y el silencio
me devuelve las sílabas azules.

11 comentarios:

Jesús Beades dijo...

el grupo /como-en-una/ es un poco arduo de de pronunciar, más que arduo, gangoso. Por lo demás, genial. (para cuándo esa entrada hagiográfica que me anunciaste...)

Adaldrida dijo...

Hombre hombre paciencia. Vendrá.

AnaCó dijo...

Qué bonito, Ro...vuelves a la carga, ¿eh? ¡Viva!

Ricardo Montoliu dijo...

Simplemente fantástico, estupendo, increíble y magnífico. No digo más por que mi vocabulario es estrecho y mis letras pocas. Si encontrara más palabras para alabar la obra lo haría.
Ni arduo, ni gangoso: envidioso (con perdón)

adaldrida2 dijo...

Ay Ricardo no conoces a Beades. No puede estar envidioso, si hubieras escuchado por teléfono sus últimos poemas... Gracias por los adjetivos.

macarena dijo...

Cuidado de envidioso nada, para hablar hay que saber con la admiración y el cariño con el que habla el señor Beades y Ro lo sabe.

ro dijo...

Claroco!

Ricardo Montoliu dijo...

Perdón... lo dije porque rimaba...
pero ya me dijo mi madre que era mas guapo cuando callaba.
Perdón Beades

Jesús Beades dijo...

Si tu apellido nickero es por el gran pianista catalán, te perdono. Si no, también.

Ricardo Montoliu dijo...

Nada que ver con Tete.
Gracias Beades. Y gracias Adaldrida, pues tu blog ha sido hoy plataforma de reconciliación.JA!

Néstor Aparicio dijo...

Pues a mi me gusta, también.