martes, julio 11, 2006

Imposible

"Que digan lo imposible", apuntaba dÓrs refiriéndose a los versos. Si un poema tiene que decir lo imposible, un poeta debería pensar y desear lo imposible. Así ando yo en los últimos días, dando alas a fantasmas inconcretos de la imaginación y la memoria, esas dos potencias del alma que no pueden nada, que todo lo pueden. El fruto de todo esto ha sido un poema, que no ha corregido nadie aún, y que ofrezco al respetable.

Mi corazón doméstico y descalzo,
de andar por casa, de mirar el fuego
en bata y zapatillas, de paisajes
interiores; ventanas y ventanas,
mi corazón que duerme por el día
sintiendo la llamada de las tres
tiendas, que no se quiere levantar
y vuelve cada noche al escenario,

mirándote mirar se quedaría
toda la vida, si dijeras dónde.

(Addenda: he corregido el poema gracias a todos vosotros, y os lo ofrezco.)

6 comentarios:

llir dijo...

también podía terminar así:

"mirándote mirar me quedaría
toda la vida, si dijeras dónde."

Edu Solá dijo...

muy original esa imagen con encabalgamiento de las tres tiendas contagiadas de una felicidad transfigurada y el tradicional "mirándote mirar" como aguja que cose nítidamente los hilos del recuerdo

Carlos RM dijo...

Maravilloso. La mención a las tres tiendas, tan sutil, es hermosa y sugerente; es uno de mis pasajes preferidos del Evangelio. Tu pequeño corazón doméstico me trae al recuerdo unos versos de Carlos Bousoño:

Y cuánto yo he querido alcanzar, porque fuese
tu mirada orgullosa de haberme amado un día;
de haberse detenido sobre mí, sobre ese
corazón tan menudo que nadie lo veía...

Un apunte menor, aunque quizá no tenga razón: yo sustituiría la coma detrás de "ventanas y ventanas" por un punto y coma, para marcar más la pausa. Tal vez es que no he acabado de captar el ritmo del poema. ¡Ah! Y el segundo final me gusta hasta "suelto", sin nada más.

adaldrida dijo...

Lo verdaderamente maravilloso son los versos de Bousoño, vamos... emocionane. Y muchas gracias a ambos.

E. G-Máiquez dijo...

El poema es muy bonito; llevado por la música y la imagen.
El comentario de CRM tres veces bueno: el último verso de Bousoño, la sugerencia del punto y coma, y la de la autonomía de la segunda versión.

Mora-Fandos dijo...

Las tres tiendas, muy bueno. Si fuera mío el poema irradiaría más versos desde esa imagen, que también apunta hacia el ver en que termina, la transfiguración en la mirada -como señala edu-.