miércoles, agosto 14, 2013

¿Hay alguien ahí?/ Haiku entre viñas

¡Buenas!
Soy una descastada. No paso por aquí ni para saludar. No me atrevo a cerrar este blog porque me da una pena inmensa..., pero es que estoy seca de inspiración. Voy a obligarme a rescatar esos recuerdos de infancia y adolescencia que tanto juego poético me dieron cuando abrí este espacio con chimenea... A riesgo de repetirme, a modo de ensayos de prosa poética una vez más.



Una comentarista me ha pedido en mi otro blog que resucite éste...  Al menos comienzo ofreciendo una foto de mi verano en Haro: visité las bodegas de Martínez Lacuesta y, como diría el poeta Abel Feu, "se me ocurrió este churro de haiku":


Al natural,
mucho más reluciente
que en la pantalla


... porque Haro, Briones, La Rioja..., tiene mucho más que ofrecer que una serie de televisión en la que solo hay odios, trifulcas y venenos..., y lo único bonito son la tierra y los actores.

4 comentarios:

el otro dijo...

Uno no está muy de acuerdo con esa especie de mala conciencia a la hora de actualizar (de no actualizar) el blog. Entre tus enlaces incluyes, por ejemplo, uno al blog de Julio Martínez Mesanza, que se lo toma con mucha más calma todavía. Escribe, pienso, cuando te apetezca, y no te agobies; a lo mejor así, como les pasa a los insomnes cuando dejan de angustiarse pensando que no se van a dormir, la inspiración, o lo que sea, surge de un modo más fácil y natural. Y si no ocurriera, por lo menos es más cómodo. Digo.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por actualizar. Me ha faltado tiempo para venir a leer tu entrada. Ahora al leer el comentario de el otro, me remuerde un poco la conciencia por haberte incitado a actualizar. A lo mejor has perdido la inspiración porque la vida te sonríe y no tienes inquietudes. Lo cual es sinónimo de felicidad. A lo mejor has llegado a la ataraxia de los estoicos o al nirvana de los budistas.

Adaldrida dijo...

El otro, es verdad lo que dices, pero un blog sin entradas acaba muriendo...

Anónimo, yo te estoy muy agradecida. No estoy en el Nirvana pero sí es verdad que en vacaciones uno se relaja.

Anónimo dijo...

Rocío, no olvides nunca que tienes alma de poeta. Ser profesora te aporta tu sustento material pero la poesía te aporta tu sustento espiritual. Aunque ahora estés pasando un período de barbecho, esperaremos con paciencia tus nuevas creaciones. Seguro que nos deleitas con una excelente cosecha.