martes, mayo 22, 2007

Makimarujeo

El makimarujeo me parece el más inofensivo de todos los marujeos, y el más agradable. Yo es que detesto la crítica: no es que odie que me critiquen a mí, que también, sino que me pone a mil que rajen a cualquiera. Lo odio.
El marujeo se compone de una mezcla de crítica/exaltación/adulación que a veces hace gracia pero siempre acaba hartando. A mí en concreto me harta toda esa épica en torno al tema de cuernos y divorcios, como si fueran gestas heroicas. Pero hay el otro cotilleo, que consiste en preguntar al personal por sus pinturillas de guerra... Ése me encanta. In Style tiene una sección llamada "Manual de belleza" en la que van pasando una por una todas nuestras glorias nacionales, Marta Etura, Natalia Verbeke, Alicia Borrachero... Te hablan de hijos, embarazo, estrías, aceite de rosa mosqueta y cremas exfoliantes. Y luego el fotógrafo fotografía el contenido de su neceser y lo muestra en primera plana, "lo que esconde el bolso de..."
Resulta un buen ejercicio ver cómo van cambiando los objetos de nuestro deseo. Antes nos volvía locas Bobbi Brown, y aunque siga pegando fuerte (junto a Mac...) ahora le toca el turno a las firmas japonesas: Shiseido, Kanebo, Kenzoki... Me encanta cuando alguna confiesa que usa la lata azul de Nivea. Y la doctora Cruz Gándara comparte cin su bebé unas gotas de Nenuco antes de irse a dormir. El Chanel número cinco lo deja para la red carpet: un hurra por ella...

5 comentarios:

Bukowski dijo...

Éste es un comentario que no viene a cuento -ni a comentario- para decirte que he puesto "tu" poema en mi blog, tras las correcciones :P, y que ya puedes criticarlo a gusto.

Enrique Baltanás dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
piliap dijo...

buen nombre el del maki marujeo:)

Nodisparenalpianista dijo...

Prueba Denenes. No hay color, desearás no haber conocido nunca la Nenuco.

Néstor Aparicio dijo...

Me pongo al día con tus post... He de confesar que cuando escribes así -como hoy- me haces sonreir y me dura todo el día. Es aire fresco en un mundo demasiado preocupado por las apariencias. Muchas gracias.