martes, marzo 20, 2007

El primer naranjo

Ver es oler. En Sevilla el tiempo se detiene en dos estaciones cósmicas: invierno, primavera. Lo demás es mentira, hechizo por evaporación del agua a cuarenta y cinco grados irreales. Anda la gente en verano como flotando, y ni siquiera el río que corre por cada cuerpo es capaz de materializar unos meses desaparecidos bajo una marea de calor.
El otoño en Sevilla no existe: no hay rojos ni dorados, no llega nunca el tiempo de la ropa de entretiempo. Septiembre es un mes robado al verano, reflexivo, con noches que amanecen más serenas y un ligero frescor como de tregua en equilibrio. Paasamos del puesto de helados al puesto de castañas asadas, y del olor a leña al primer azahar en el invierno. Escondido, silencioso, blanco, bajo una ventana gótica o en la esquina más prosaica del Corte inglés.
Entre esos dos aromas se pasa nuestra vida, quién vió el primer puesto de castañas, quién vió el primer naranjo.

* P.S.: La foto es mía, en La Palma, pero el mérito es de mi padre. Y parece que estoy mirando un naranjo, pero evidentemente estoy mirando una palmera.

6 comentarios:

Buentes dijo...

Qué guapa en la Foto, Rocío, y qué genial entrada:

"Ver es oler. En Sevilla el tiempo se detiene en dos estaciones cósmicas: invierno, primavera."

Lord Scutum dijo...

Me vas a permitir decirte que no es cierto...En Sevilla existe un breve Otoño, tanto Octubre como principios de Noviembre hacen chirriar el eje del estío,coloréa el parque de Maria Luisa de ocres amarillonaranjados;Sobre las siete de la tarde el alcazar se viste de dorado y la catedral como de gris plomizo ,con ese cielo añil que tanto me gusta...y baja el mercurio pero siempre te enamoras en Otoño,porque parece la víspera de ese final de luz demorada...
Sí existe el Otoño en Sevilla.Lo juro

Carlos RM dijo...

A la preguntita de la etiqueta, esta respuesta: Sí, poesía en prosa. Poesía.

El texto es precioso, al margen de su exactitud científica cuestionada (poéticamente también) por Lord Scutum.

Y gran foto, aunque tenga truco. Palmeras por naranjos tampoco es tan grave.

Bukowski dijo...

... Y ahí fue una de las mejores entradas de este blog, con foto incluida.

AnaCó dijo...

Septiembre, un mes robado al verano, reflexivo...¡cómo me ha gustado esta visión de septiembre!

Rocío Arana dijo...

Lo del reflexivo Septiembre no es mío, es de Lord Scutum. A ver si ahora voy a tener un lío con la SGAE...