miércoles, enero 10, 2007

Vacas en Santa Teodosia


A mí me gustan las vacas porque me gusta Maestu. Y en Maestu hay vacas de color café, y tienen ojos húmedos y apacibles. Mi madre dice que son tontas, yo digo que son místicas. Me gusta cómo miran, lo pensativas que se ponen, me gusta la leche que dan. Es tan espumosa, y suena tan bien en los cántaros, canción blanca, y huele a sábanas recientes y a madre buena, como los crêpes callejeros de Les Halles, en París.
De todos los rincones de cuento que hay en Maestu, mi preferido es el hayedo de Santa Teodosia. Siempre es otoño allí, siempre crujen las hojas debajo de los zapatos. Y se oyen las esquilas de las vacas, no sé de quién serán. Una vez íbamos cinco, me acuerdo, mi padre desde luego y creo que mi tía Maite y mi tía Celina, y yo, claro, y el último no sé si era mi primo Miguel o mi primo Edu, éramos cinco. Andábamos en fila india, yo remoloneaba un poco porque lo que me gusta es ver el paisaje, las ramas de los árboles que quieren escaparse. De pronto vimos una vaca, caminando a nuestro lado, paralela a nosotros. Ella hacía su camino, tan tranquilo como el nuestro pero más rápido, como se vio. A los cinco minutos se había situado la primera de la fila, así, sin hacer ruido, y la dejamos estar.
Fue una gran estampa: una vaca melancólica pastoreando a cinco caminantes despistados.

4 comentarios:

carlos rm dijo...

Qué majestuosa entrada, Rocío, como el andar de las vacas místicas. La imagen de la vaca pastora es genial.

señora de Beades dijo...

olé Ro!
Tú si que eres mística, que alegria tenerte otra vez en casa. He de decirte que a mi también me gustan mucho las vacas, la de milka, "morá" y blanca (¿te acuerdas?)me encantaba, y las de siempre me gustan por que me recuerdan a mi infancia, no se por que, porque no andaba yo con muchas vacas... cosas de la inocencia.

AnaCó dijo...

Había escuchado la expesión Vaca cósmica de Leonardo Polo en su introducción a la Filosofía, que sería muy largo de contar aquí, pero lo de la vaca mística, first time. Tiene mucha gracia esta percepción tuya del vacuno ¿o la vacuna?...

Nodisparenalpianista dijo...

Hola: espero que pasado este tiempo, leas este mensajillo. Oye, firmo al pie tu consideración sobre las vacas.
Hace años, creo que en Vera de Bidasoa a mi hermana le pasó algo parecido: un rebaño de cuatro o cinco vacas que estaban trasladando por el pueblo se puso detrás de mi hermana. Ella con un susto considerable iba corriendo y chillando y yo, como buen hermano, echando fotos para dejar constancia de aquel acontecimiento. Lo que nos hemos llegado a reír recrdando la tontería.
Por otra parte me hace gracia la fecha de esta entrada.