lunes, noviembre 17, 2014

Otoño en Logroño

...Rompo mi silencio para describir cómo en Logroño, la Belleza del otoño le ha ganado la partida a la fealdad cejijunta de los grafitti callejeros:


He disparado esta fotografía al salir de un túnel gris: la vida es puro simbolo y regalo. El cielo no podía estar más azul: sol frío de cuento rojo. Caminaba por parques verdes y circunvalaciones de pesadilla surcadas de repente por un ramalazo de fuego.
Y ayer, en un semáforo, levanté los ojos y vi que la ciudad en la que vivo parecía París:


Sigo escribiendo mi próximo poemario: por eso estoy tan callada. Pero lenta, muy lentamente, regreso a casa tras un largo viaje.

2 comentarios:

Enrique García-Máiquez dijo...

Si es a cambio de un poemario, estamos dispuestos a soportar tu silencio.

AFD dijo...

Necesitamos más plantas con más hojas para enterrar la plaga, global y estandarizada y mediocre, del graffiti. Pero cada centímetro ganado cuenta, en Logroño y en donde sea.