lunes, marzo 25, 2013

Entrevista imposible a Calderón de la Barca

Desde hace más de un año colaboro en una revista de animación a la lectura juvenil, Aleyendo... Publico en ella una columna mensual en la que sugiero algún libro, y en el mes de febrero me encargaron una de las secciones más atractivas de la publicación, la "Entrevista imposible". En ella, desfilan ante nuestros ojos personajes como Sancho Panza, Jane Austen, Chesterton... y yo sugerí un lugar de honor para mi dramaturgo favorito.
Aquí tenéis la publicación entera escaneada, y en este espacio os ofrezco mi pequeña y surrealista colaboración.





LA ENTREVISTA IMPOSIBLE : CALDERÓN DE LA BARCA

 Aleyendo: Don Pedro, fue usted el autor de esa frase tan filosófica: “La vida es sueño"…

Calderón: Sí, hija mía, sí: sobre todo a las tres de la tarde… podemos sentir la crudeza de este adagio inventado por mí.

Aleyendo: Ah, vaya, se lo toma con humor.

Calderón: Es que los libros de texto se han empeñado en vestirme de negro y ponerme muy serio de cara a los siglos futuros, la verdad.

Aleyendo: Hágase cargo: en los retratos que han llegado a nuestros días usted no se reía precisamente…

Calderón: ¡Era la moda de mi época! No pretenderás que bailara una jota delante del pintor.

Aleyendo: Pero algunas tragedias que escribió usted no provocaban risa: mire por ejemplo “El pintor de su deshonra”…

Calderón: Yo escribía esos dramas porque gustaban mucho al público: el honor, los celos, una espada por aquí y una riña por allá…, y los teníamos entretenidos durante toda una tarde. Ya lo dijo Lope…

Aleyendo: Por cierto, ¿cómo se llevaban Lope de Vega y usted?

Calderón: ¡Ay, has tocado un tema muy sensible! Al principio bien, yo le mostraba la estimación que merecía, pero los grandes escritores tenemos también nuestra vida: amoríos, hijos, rencillas…

Aleyendo: Cuente, cuente…

Calderón: Lope tenía una hija monja… y como mi hermano y yo éramos mozos y un poco juerguistas, estábamos riñendo en una calle cercana a su convento. Y  malhirieron a mi hermano, y el malandrín que cometió tamaño crimen se escondió en él. Nosotros éramos jóvenes y estábamos enfurecidos, así que… ¡rompimos la clausura para pillar a semejante truhán! Y claro, esto sentó muy mal a Lope.

Aleyendo: O sea, que era usted un poco aventurero en su juventud.

Calderón: Y no solo he escrito tragedias, sino comedias como “No hay burlas con el amor”, en las que me burlo de las damas sabiondas, que hablan latinajos y estorban los honestos amores de sus hermanas con melindres bochornosos…

Aleyendo: O sea que pinta mal usted a las mujeres…

Calderón: De ninguna manera: muchas de mis protagonistas son verdaderas heroínas: ingeniosas y rápidas como ellas solas… Solo quería decir que mis versos provocan también ratos de risas. Y también hice comedias palaciegas llenas de todo tipo de aventuras: damas con disfraz de hombre, caballeros apasionados, hermanos que se enamoran sin conocer su parentesco, revelaciones de identidad a última hora…

Aleyendo: Apuntado queda. O sea que eso de “La vida es sueño”…

Calderón: También, también.  A mí me gustaba hablar de problemas filosóficos como la libertad cuando escribía. ¡Había que dejar claro que las estrellas no fuerzan el libre albedrío del hombre!

Aleyendo: Ya está usted utilizando letras mayúsculas, no lo puede evitar.

Calderón: (suspirando.) Es cierto…

Aleyendo: Bueno, Don Pedro, aquí nos despedimos. Ha sido un gran placer hablar con usted.

Calderón: el placer ha sido mío, bella dama.

5 comentarios:

ANNA dijo...

Hola,tus poesías me parecen muy interesantes.
Yo tengo un blog de poesía.Te envio la dirección para que las leas y me comentes que te parecen:

http://anna-historias.blogspot.com.es/

Saludos

Anna

ANNA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
BV dijo...

Qué buena entrevista.

Paulo Gonçalves dijo...

Hola,
He visitado su blog.
Un blog muy interesante y agradable!
Buena suerte con tu blog!
Saludos desde el Algarve, Portugal
Paulo Gonçalves

Te invito a visitar mi blog
http://viajaredescobrir.blogspot.com

Adaldrida dijo...

Bienvenida, Anna. Bienvenido, Paulo. Gracias, BV.