jueves, septiembre 07, 2006

Me han vuelto a llamar al orden: un lector anónimo y simpático me ha preguntado que dónde estoy. Reconozco que últimamente me he vuelto exigente y lo que más puede espantarme es llenar este bloc de tonterías, dibujitos absurdos de cuando éramos niños, graffitis insulsos que no vengan a cuento. Pero, dirán ustedes, entre la verborrea y la mudez hay un punto medio, ¿no? ¡Ay!, qué difícil es hacer equilibrios, pero cuánto me ha gustado esta llamada de urgencia, "pon algo que si no, me muero". Dicen que sólo las mujeres mueren de amor, lo decía una canción mejicana: Mujeres a millares, hombres ninguno." Sin embargo ayer me dijo Fidel Villegas que una tía suya murió de cáncer y el marido se fue literalmente detrás. Mira, me alegró saberlo.
Me despido de este totum revolutum con una frase genial de la película "a good woman". La dice Tuppy: "Todo santo tiene un pasado, todo pecador tiene un futuro". Bonito, ¿eh? El personaje más entrañable de una película que les recomiendo.

5 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

La frase es preciosa, como tu entrada. Se nota que Oscar Wilde sabía bien de lo que hablaba...

Ámbar dijo...

Tus entradas acompañan, querida Ro, y mucho. No necesitas hablar de nada en particular. Basta con que dejes algunas líneas sin pretender ser original o ingeniosa o reivindicativa. Se agradecen. Un abrazo fuerte.

Rocio Arana dijo...

Gracias a ambos, me gusta saber que no estoy sola.

Llave dijo...

Adaldrida, anoche estuvimos charlando unos amigos, a ver qué opinas: para ser artista, qué es más interesante: VER o EXPRESAR. (Por ejemplo,para ser poeta, VER la realidad de una manera "poética", o saber ESCRIBIR)
Está claro que a ti se te dan las 2 cosas, pero ¿sabes hacer poesía porque ves lo que hay a tu alrededor con ojos de poeta?

Rocio Arana dijo...

Desde luego el poeta es el que sabe ver en lo cotidiano la magia de la poesía. Yo tengo claro que la poesía es una vocación, mi vocación: lo supe el dos de marzo del 2001 en un recital de Miguel dÓrs, poeta que os recomiendo. Y me lo volvió a decir hae un año y pico José Julio Cabanillas, otro que os recomiendo también. A escribir se aprende escribiendo, y muchas gracias por vuestras palabras. Hay que tener oído, claro... Pero lo mío es un misterio, porque en primero de carrera estuve a punto de suspender un examen de métrica, y cuatro años más tarde empecé a escribir endecasílabos. Claro que fue después de medio año de mucho leer y mucho escuchar... La poesía en general es un misterio, sopla por dónde le da la gana, como el Espíritu.