lunes, septiembre 25, 2006

Me explico

Que no se me enfade el personal. Lo de no necesitar las veladas en mi casa no iba en serio; era una hipérbole malograda. ¿Cómo no necesitar las pipas ardiendo y las jarras de cerveza bien enfriadas en el congelador, y Joaquín que me dice, "eres un encanto", y earth angel & the blues, el piano eléctrico, el tequila (¿ya voy por el quinto?), los poemas con lluvia incluida, o más bien diluvio, los cine fórums con el Suscribo durmiéndose, ¿os acordáis...? Hombre, "huesos que han gloriosamente ardido", ¿cómo van a olvidarse de tamaña maravilla?
El banquete de otoño tendrá lugar el viernes veintinueve, o sea, este viernes. Están invitados amigos y enemigos, en particular Pablo Buentes, Iván García y Enrique García Máiquez (al desayuno del sábado, si gusta).
A Breo Tosar, que me dice que le gusta mi prosa, (¡¡¡gracias!!!), y me pregunta si he escrito algún libro. Dos he publicado (el inefable Beades me proponía un link, pero es que yo "debo ser de pueblo".) Los dos libros en cuestión son poemarios. Con la prosa siempre me he llevado mal, no deja de decepcionarme ni de atraerme. Como un amor imposible. He comenzado al menos tres novelas, todas las he suprimido en algún momento de arrebato. Y mira que luego me arrepiento, las cosas del querer (y del ordenador...)

4 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Gracias por la invitación, Rocío. Y por la prosa.

Lord Scutum dijo...

Intentaré estar allí el Viernes con Elena y nuestro amigo Pepe Cuervo y alguna que otra sorpresa.
Por cierto lo de la prosa no es verdad,puedo constatar que tu prosa es fabulosa,sabes que siempre te hé animado a la prosa ,porque un poco novelera sí que eres y nos debes ya esa novela,después de 7 años insistiendo,no creo que sea un amor imposible forastera

Bukowski dijo...

Hola, Rocío;

recibí tu mensaje de FVG acerca del libro. Si me facilitas una dirección de correo electrónico a la que enviártelo, estaré encantado de hacerlo.

Un saludo.

Breo Tosar dijo...

Gracias, Rocío. Y, como Enrique, sigo confiando en tu prosa. Un abrazo.