lunes, agosto 21, 2006

Banquete nostálgico-festivo

El verano se acaba con gran velocidad. No puedo creer que en una semana viajo de vuelta a Sevilla. Mis bravos compañeros se alegrarán... Prometo una fiesta en mi casa como las de antes, con viandas, música, película, lectura de poemas (de otros, que míos no), cerveza helada, humo endecasílabo y alucinaciones a eso de las cinco. Me sentaré en el suelo como antaño, a reir sin coherencia ni freno. Acabaremos desayunando a las nueve en la cafetería de mi calle. Invito desde ya a Enrique García Máiquez y a Manuel Prendes, donde quiera que esté.

8 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Muchas gracias por la invitación a tan bohemio evento... ¿Y no aguará mi consevadurismo la función? ¿Sentarse en el suelo, humo endecasílabo, reír sin coherencia? No sé si es mejor que yo llegue para el desayuno de las nueve.

Jesús Beades dijo...

Pues que sea un sábado.

Rocio Arana dijo...

Lo será, lo será... Sr. García-Máiquez, son los conservadores los que a mí me gustan. Me chiflan los bohemios de misa diaria. Venga, venga, y estará como en su propia casa...

E. G-Máiquez dijo...

No, si yo encantado... lo que pasa es que a partir de las doce me puedo convertir, como Ceniciento, en una calabaza...

Jesús Beades dijo...

Las calabazas también son criaturas de Dios, y tienen cabida en nuestra fiesta. Y lo de sentarse en el suelo, muy del gusto de la anfitriona, es opcional. A mí me duele el culo en tal postura -vaya endecasílabo-, y prefiero el acogedor sofá de mil cojines.

Anónimo dijo...

Hola, que chulo

angel dijo...

Navegando, encontré tu espacio. Ha sido un gusto recorrerlo.

Saludos...

Rocio Arana dijo...

Gracias Angel por leer mi blogg, y bienvenido.