miércoles, enero 22, 2014

Por qué vi la primera temporada de Isabel con mucho gusto... y por qué no veré ninguna temporada más

Estoy metiéndome de lleno en el mundo de la series, y ya que no tengo tele sino cañón y me gasto mis dineros (porque no sé bajarme las series de internet y además no me aclaro sobre si es ilegal o inmoral hacerlo...), me doy el gusto de elegir.
Estuve enganchada a Downtown Abbey que me encanta, al Mentalista que me dejó un sabor amargo (de adicción amarga) y al Ala oeste que no defrauda nunca.
Un poco antes de navidad, Alberto Fijo me recomendó El tiempo entre costuras, The Big Bang Theory... e Isabel.
Un día picoteando en una tienda de segunda mano (Cex) encontré la primera temporada de Isabel a doce euros y me la llevé a casa.

La serie la hemos visto religiosamente mis padres y yo en estas navidades y también me ha dejado un regusto amargo, y voy a explicar por qué.
Los personajes se te meten en el corazón. Están tan bien hechos, tan bien construidos, son tan buenos actores que no puedes dejar de ver capítulo tras capítulo. Isabel es un prodigio de mujer: altanera y sensible, orgullosa y capaz de miedos muy humanos, con una piedad delicada... Fernando el Católico está tre-men-do.




Nunca pensé que fuera yo a decir esto de un hombre, sea o no actor: no suele ser mi forma de describirlos, pero es que es el adjetivo que más le cuadra. También tiene manos poderosas y ojos risueños, y es un actor como una catedral.

Hasta aquí lo bueno. Por qué no veré ninguna temporada más. A demás de que se enseñan hasta un nivel impúdico las vergüenzas de los eclesiásticos sin mostrar las luces, que las hubo, porque la serie está salpicada de sexo. No hay problema, dirán algunos, pero es que se trata de un sexo, aviso, que es tan feo que no es ni pecado. Hasta para pecar hay que tener clase, y en esta serie hay mucha batalla y tras la batalla viene, con un realismo atroz, el saqueo... y las violaciones, o lo que no es fuerza pero sí un momento pasional sin ternura ni amor encendido. Imágenes que se me clavan, me perturban y me hacen sufrir.

Ojo, que no digo pecar, ya que no hay nada deseable en ellas... La única escena de la serie que puede constituir una tentación es justamente una escena de amor conyugal: la primera noche de Fernando el Tremendo y de Isabel.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tampoco he visto Isabel (ni voy a verla) para aprender historia me pillo un libro. Sí sucumbí a los Tudor. Me encandila Jonathan Rhys Meyer. Y a pesar de los errores históricos, me vi las cuatro temporadas. Una sensación similar a la que tú tuviste con Isabel la tuve yo con Los Borgia (y eso que los personajes lo bordan y no fue precisamente uno de los períodos más brillantes de la Iglesia, pero me desencantó). La última serie que me encantó fue Les Revenants, aunque no sé si te gustará el género. Ahora estoy viendo Drácula 2013, también de Jonathan Rhys Meyers. Muy previsible pero tiene una historia de amor "prohibido" y está ambientada en la época victoriana, un período que siempre atrae. Aunque las críticas son bastante más favorables a Les Revenants que a Drácula, lógicamente.

Anónimo dijo...

Yo veo poquísima TV, y hace años que ninguna serie española, y prácticamente también de otras procedencias. Ergo no puedo juzgar del valor de las imágenes. Pero recuerdo lo que dice Jaime Gil de Biedma en la conversación con varios interlocutores recogida en "Las personas del verbo". Cito literalmente: "Ser guerrero era vivir intensamente durante veinte días el sitio de una ciudad o una batalla en campo abierto, luego entrar triunfalmente en la ciudad, degollar, saquear, violar a las mujeres y a los niños...". Cosas poco gratas de ver en TV (y no digamos en la realidad), pero que pasaban. Y que desgraciadamente aún pasan. Y quizá en una escala que otros tiempos, para su fortuna, desconocieron.

Adaldrida dijo...

¡¡¡Gracias a ambos anónimos!!

A mí Rhys Meyer no me gusta y de Los Tudor solo vi un capítulo, me bastó. De los Tudor me gustó Tomás Moro, por partida doble: amo la figura de Moro... y al actor Jeremy Northam, ¡qué hombre!

Y no me quejo de falta de realismo, realismo todo lo que queramos y supongo que se quedan cortos... pero yo soy más de comedias, qué vamos a hacerle.

Kuky dijo...

A mi me encantan las series y esas dos series que nombran: los Tudor e Isabel me fascinan. Pero entiendo perfecto por que no te han gustado, y es respetable. Lo que es yo, aunque también me gustan las comedias, esas series históricas me fascinan. A pesar del sexo y la sangre, aunque sin exagerar! No me gustó Spartacus.

Anónimo dijo...

¿Te has visto todas las miniseries de Jane Austen de la BBC? Sé que has visto Enma y Orgullo y prejuicio. ¿Has visto Mansfield Park y Persuasión? ¿Has visto la de Cumbres Borrascosas (la miniserie? Ésta última es fantástica.

Anónimo dijo...

Cumbres Borrascosas no es de Austen. Parece que me he colado con las prisas al escribir. También había una adaptación de Tess