lunes, septiembre 26, 2011

Motivos para retomar el blog

He vuelto.

Regreso tras una larga ausencia, un periodo de descanso o de poca inspiración.

Abrí este blog hace ya cinco años, y lo hice porque me encontraba aislada del mundo, embebida en mi casa mientras redactaba una tesis doctoral que parecía no tener fin.

Ahora las razones son muy distintas. Defendí mi tesis, tuve un par de trabajos intermitentes en Sevilla, viajé a La Rioja. Ahora no estoy aislada del mundo sino disfrutando de él, en el más puro centro, un centro bullicioso y enigmático. Trabajo en un proyecto emocionante, porque ver cómo crece día a día una universidad joven lo es.

Pero poco a poco he ido dejando de escribir, y ya casi no me siento poeta.
Me siento profesora de literatura, dueña de un blog de maquillaje, dueña de un pie que se rompió y que se está forjando de nuevo, dueña de una familia de tíos y primos que juegan a naipes...
Pero no poeta.

Y por eso, vuelvo.

Hablaré de mi infancia, que por lo visto se me da bien. Repetiré temas y argumentos que dieron sus frutos antaño, si es necesario me repetiré.
Quiero volver a tener lo que antes era mío.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Mucho ánimo, Rocío.

José Luis de la Cuesta

Ana dijo...

Me gusta!

Jesús Beades dijo...

Tengo, exactamente, la misma experiencia que tú. Toda esta plenitud en el presente -laboral, familiar-, y sin embargo... ¿dónde está "aquello"?
Pero no creo que sirvan los intentos voluntaristas de repetir; no vas a tener lo que antes era tuyo, porque no era tuyo. Era algo recibido, era un don. Y en cada época hay un don distinto, que impide otros, que está en lugar de otros.
Echo de menos la poesía ¡quién no lo haría! pero lo que vivo ahora -los hijos, el rock&roll- es tan intenso, es tan real, que me contento con, al menos, echar de menos la poesía (añorar, un modo de tener).
Y, quién sabe, quizá vuelva la musa. A mí, cada ocho o diez meses, y sin mucho brillo. Pero se agradece.

Karen. dijo...

Siempre es bueno tomarse un descanso. Pero escribir... Volviendo a los comienzos, es lo mejor! Es la nostalgia en el presente. :)
Siempre leí tu blog, es muy bonito lo que escribes. Nos leemos.

Adaldrida dijo...

Tienes razón, Beades. No era mío, era un regalo. Pero que por mí no quede...
No hablo sólo de la poesía; hablo de la prosa. También es un regalo, pero tiene su parte voluntarista, ¿no crees?

Gracias, Ana y JLC.
Gracias, Karen... ¡me encanta tu nombre!

Enrique Monasterio dijo...

No te entiendo, Adaldrida. ¿Eras poeta sólo cuando te encontrabas aislada del mundo, embebida en una tesis...? No, Rocío; eso no puede ser. En pleno barullo, rodeada de riojanos, en clase, ante el espejo de tu tocador, jugando a las cartas..., siempre serás Adaldrida. Volverá la Musa y no nos dejarás huérfanos.

Adaldrida dijo...

Enrique: no era poeta por encontrarme aislada del mundo, de hecho cuando escribí Magia, un mundo se abría ante mí.

Pero el blog lo comencé cuando tuve que "retirarme" de ese mundo para hacer mi tesis, se me nubló un poco la vena poética y decidí investigar en el poema en prosa.
Es lo que pretendo retomar ahora.
Porque a la poesía no se le puede andar con prisas, pero ejercitarse en un blog depende de la voluntad de cada uno...

Gracias por esas frases tan preciosas sobre mi vida actual.