domingo, agosto 07, 2011

La receta de guacamole





Creo que en algún momento prometí ofreceros una receta de Guacamole, tal y como yo lo hago. Me lo suelen pedir mi madre y mis tías en fiestas familiares y en cenas con invitados de alto copete.
Preguntaréis qué tiene que ver el guacamole con una mecedora. No es una mecedora cualquiera, sino un mueble comprado con mi última nómina, y el primer mueble de la que en octubre será, D.m., mi primera casa. Colocarla en el salón vacío y lleno de luz fue como un aldabonazo, destello de mi nueva vida..., y unos minutos después llegó Ana con una vieja minipimer que ya no utiliza, "te vendrá bien".
Mi amor por los platos que no requieren fuego, aperitivos, ensaladas, canapés o cremas es conocido ya entre mis conocidos, y mi gran pasión por la Minipimer es mundialmente famosa.

El aguacate engorda, pero está lleno de energía, vitamina y grasa de la buena, que haberla hayla. Yo necesito dos, y que sean maduros. Los pelo y los troceo sobre un vaso alto y ancho de plástico blanco, y los riego con el zumo de un limón. Después pelo y troceo un tomate rojo, pequeño y también maduro, y media cebolla. Añado unas gotas de tabasco, dos puñaditos de sal gruesa, un chorretón de aceite de oliva y unas hojas de hierbabuena fresca.

Este es el toque exótico de la receta, mi toque personal, ya que tradicionalmente se adereza este plato con cilantro. Pero yo amo la hierbabuena, le da un matiz fresco al guacamole. Otro truco: al rectificar el punto de sal, si nos hemos quedado cortos ponemos más, pero si nos hemos pasado..., agregamos otro trozo de aguacate.
Pasamos por la minipimer hasta que quede una crema fina, que decoramos con otras dos gotas de tabasco. Si tenemos que añadir aguacate mucho mejor, porque lo cortaremos en dados pequeños y lo mezclaremos con la crema para que resulte algo más rústica.
Y en vez de servir con nachos, que aportan calorías vacías al plato, lo sacamos rodeados de palitos de zanahoria cruda, y lo acompañamos de Fanta zero de limón en vasos altos, a los que añadimos muchos cubitos de hielo, unas rodajas de lima fresca, unas hojas de la hierbabuena sobrante y una gota muy gota de ginebra Bombay Sapphire.

Et voilà! Listo para regar una cena, un aperitivo... o la inauguración de una nueva casa.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por tu original receta. Voy a ofrecerte otra de la costa tropical granaina, ideal para untar panecillos tostados o rellenar vol au vent y servirlos como canapés.
Se coge un aguacate maduro al que le quitamos con una cuchara la piel y el hueso y lo batimmos junto a un tomate maduro y una lata de bonitoy dos cucharadas de aceite de oliva.Se añade el zumo de medio limon para evitar que se oxide y un poco de sal y se pasa por la batidora.No tiene la bravura del tabasco, pero está bueno.
Pd. A mí también me gusta la minipimer para hacer gazpacho y batidos con frutas.

Amparito,la chirimoya lejana

ISDABITA dijo...

Tiene que estar muy rico y potentísimo en energía fresquita y ardiente a la vez,jejeje,porque el toque picante se lo promete.
Este verano me ha dado a conocer una compañera de trabajo el salmorejo del MERCADONA,que aunque sea envasado,no por ello le resta su placenterísimo sabor mediterráneo.Todo un lujazo a la hora de disfrutarlo al sacar del frigorífico bien fresquito y con mi toque personal de cayena,mmmm!!,es muy sugerente.
Enhorabuena Rocío,con tu nueva casa harás la mejor de las inversiones.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Vinak 13 dijo...

La verdad odio el aguacate desde el kinder pero lo del toque de tabasco y hierbas suena interesante, quiza lo pruebe ¿algun tipo de aguacate en particular?

Ojala te puedas dar una vuelta por mi blog y me des tu opinion, aunque apenas voy empezando http://vinak13.blogspot.com/search/label/Seres%20mitologicos

por cierto, a mi tambien me da mucha sed

Luisa dijo...

adoro el guacamole. Lo he probado con hierbabuena como dijiste, y está de muerte... Gracias.