lunes, marzo 15, 2010

Botox

Las tías estamos como cabras.
Resulta que se casa una amiga mía del alma, y se casa en pampaluna. Y se casa con un chico que debe ser un santo y tiene, además, nueve o diez hermanos solteros. Mi amiga, ni corta ni perezosa, se ha puesto ya (despacito y buena letra) a hacer el cálculo de probabilidades y el horóscopo para saber con cuál de sus cuñados voy a tener yo una historia de ensueño, porque eso es así, nosotras que somos amigas del alma tenemos que devenir en hermanas de hecho y de derecho canónico, y esto va a salir y si no sale mecagüentodolofucsiaconrayasrojas.
Ya me imagino comprando un vestido ideaaaaaal: miraré primero en Adolfo Domínguez para educar el gusto, y después, directa a H&M. Me veo, cómo no, planeando maratón madrileña con recorrido fijo, Nars Goya-Mac Fencarral, con la excusa del "y yo con estos pelos", qué menos que comprar un colorete bronce rosado que haga juego con el brocado de oro rosa del trajecito en cuestión. Luego sobrevienen las dudas existenciales, no será todo supercursi, este vestido ¿no parece un colgajo de tocador de alcoba? ¿Tendría que haber tirado la casa por la ventana? ¿Adolfo Domínguez será siempre Adolfdo Domínguez, mientras que "esto"...? Pfffffxxxxtttt.
Por no hablar del tema joyas, años para procesar que lo que se lleva entre la gente joven es la austeridad y la bisutería, y de repente cambian los arquetipos, lo oscuro se vuelve claro y el barroco triunfa. Para eso lo mejor es tener una pulsera fija, decidir que el broche de tu abuela es necesario, y llueva lo que llueva la moda todos saben que al menos con pulsera y broche vas a aparecer. No hay dolor.
Mi amiga cree que las lágrimas de San Lorenzo van a servirnos de poción mágica. Y me ha pedido que haga voto de no enamorarme de aquí a la boda, que es en agosto. Claro que sí, mujer: tengo la agenda repleta de amoríos pero me los voy a saltar todos por respeto a lo que me depare la Divina Providencia. Con esta vida de profesoressa que llevo tengo difícil lo de ligar, pero si tú quieres que haga botox de no enamorarme, los hago. Pongo por testigos a todos los lectores de mi blog: leyendo espero a mi fantasma azul.

9 comentarios:

merl dijo...

jjajajajajajajajajajajajajajaaajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaajjjaajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja..................!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

E. G-Máiquez dijo...

Profesoressa... un hallazgo entre cientos. Se me han saltado las lágrimas (de san Lorenzo) de risa.

Juan Luis de Soria dijo...

Leyendo espero a mi fantasma azul /
que venga a rescartarme de indecisas /
compras a ciegas con los pulsos locos /
de boda en lontananza, que no es mía./
Leyendo espero a que se encienda el rito, /
que comienzan las velas y el conjuro /
de maquillaje antiguo en fiesta nueva /
de risas muchas en el tiempo poco /
tan demasiado poco que ya empiezo /
a sentir la nostalgia de esa fiesta./
Leyendo espero a mi fantasma: tú.

Rocio dijo...

Yo educo el gusto en "LA PURI" y lugo voy a ZARA jeje

Adaldrida dijo...

Juan Luis, ¡¡¡guapo!!! Gracias por el poemón. Se te echaba de menos...

A los demás: me encanta haceros reír...

Carmen dijo...

Enhorabuena por el artículo en La Rioja!!!
Yo también ando en lo de quitarme 10 kilos de aquí al 22 de mayo...

Yuria dijo...

Me gusta como escribes.

Enhorabuena por tu poemario.

Nicolás dijo...

Sígueme
algunaideabuena.blogspot.com
Necesito seguidores
Un saludo
Nicolás

Néstor Aparicio dijo...

Espero que no te moleste, pero me he reído muchísimo con tu entrada.
PD: ¡estaré en Sevilla esta Semana Santa!