jueves, mayo 25, 2006

Piscinas azules en verano

En el perfil del blogg me preguntaron por mis intereses. Los tengo de todas clases, desde la poesía actual a los conciertos callejeros de violín, pasando por el maquillaje, las barras de labios y los trucos de belleza que se leen en la revista In Style (ante todo, honestidad...)
Pero medio en broma escribí aquello, que luego pensé que servía como esqueleto de un poema futuro:

Parques en otoño,
castañas asadas en invierno,
naranjos en primavera, y
piscinas azules en verano.

Ahí está toda mi vida. En los parques en otoño me refiero sobre todo al Retiro, en Madrid, a mi amiga merl en un octubre cualquiera y a un manta con guitarra cantando "óleo de una mujer con sombrero", de Silvio Rodríguez. En las castañas asadas, a esos días previos a la navidad en que llegas a casa con frío, tu padre te da un beso y te dice: hueles a leña. En los naranjos, a uno que hay cerca de mi casa y tiene la dicha de ser el primero de la tierra, y a un camino que empieza en él y que me inspiró un poema.
Todo esto está bien, dirán ustedes, pero sólo abarca unos años, sus últimos cinco años, y usted nos habló de toda una vida. Y es que cuando llega junio y lo veo acercarse alegre y caluroso, recuerdo mi infancia llena de veranos y piscinas azules...

3 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Esta entrada tiene ya la temperatura de un poema. Ni esqueleto ni futuro. Aquí y ahora. Emocionate.

Pablo Moreno dijo...

Estoy deseando darme algún bañito en tu maravillosa piscina. Valga tu entrada como refrescante adelanto. Un saludo emocionado, Ro.

Rocio Arana dijo...

Gracias por vuestra ayuda, querido pueblo, por mínima que haya sido...